El Mural

<< Padre Varela y los obispos Compostela, Valdés y Espada

En la parte superior he presentado al Padre Varela, de quien nos dice Luz y Caballero que nos enseñó a pensar. Lo he presentado en su mesa de trabajo porque Varela es el maestro que despertó con su enseñanza nuestro pueblo. Por supuesto, he tenido muy presente a todos aquellos, como los obispos Compostela, Valdés y Espada, que tanto contribuyeron a nuestra cultura, además de sus vidas ejemplares. Antes de Varela he puesto al Padre Caballero, el precursor, ya que fue quien despertó, en sus clases de Filosofía, a Varela. En la mesa del Padre Varela se encuentra abierta una Biblia. ¿Quién podrá dudar que el libro que más toca el corazón del sacerdote es la Sagrada Escritura? Las ideas de libertad que él comunicó a sus discípulos serán siempre el fruto de este libro. Varela enseño a Saco y a Luz y éste a Rafael María Mendive y este último al Apóstol Martí. ¿Quién podrá dudar, al leer los versos de la rosa blanca, que las enseñanzas de aquél que había vivido 30 años en exilio en los Estados Unidos por la libertad de Cuba, el que nos escribiera El Habanero, primer documento que llama a la libertad, no tuvieran influencia en Martí?

Céspedes, Aguilera y Agramonte >>

Los maestros he tenido mucho cuidado en presentarlos de manera seguida, porque fue su pensamiento el que provocó la lucha del 68 y por eso aparecen Céspedes, Aguilera y Agramonte en un cuadro muy vivo.